domingo, 8 de diciembre de 2013

Una persona, un voto, pero ¿que tal un parlamentario?

Cabeza reducida Shuar
El bienestar de los ciudadanos pasa por reducir el tamaño de los grupos parlamentarios, en la misma proporción que los Shuar reducen las cabezas de sus adversarios.

Por mucho que crean los políticos que la gente es boba, por mucho que nos tomen por tontos, estén seguros que la gente es buena y mucho más pragmática y sabia que ellos.

Cualquier ciudadano inteligente del Estado español, sabe ya que es un error apoyar el bipartidismo de los mayoritarios (PSOE, PP) que ha imperado en los últimos años.

Cualquier votante conoce ya que la mejor forma de castigar las mentiras y corruptelas del que manda, no es dar el voto al otro cuando manda uno y a uno cuando manda el otro, si no dárselo a un tercero, y a un cuarto... Si hace falta.

Lo sabemos ya todos, desde el votante de la ultraderecha que votaba al PP, que ahora votará probablemente a Doña Rosa, como el votante de izquierda que votaba al PSOE, y que ahora votará a los del Sr. Anguita.
Jíbaros
Todos sabemos ya, que la forma de evitar ahora que nos reduzcan el bienestar, es reducir el tamaño de los grupos parlamentarios a su mínima expresión. Un parlamento jíbaro con millones de parlamentarios.
Un parlamento con millones de grupos parlamentarios de una sola persona.

¿Se acaba el bipartidismo? (cadenaser.com, 03/02/2013)

El bipartidismo se hunde: el CIS confirma la caída constante de PP y PSOE en estimación de voto (publico.es, 02/08/2013)

Cayo Lara da por acabado el bipartidismo (elmundo.es, 10/08/2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario